esmitipoSimon Garfield consiguió enganchar a muchísimos lectores con la historia del color Malva y la revolución que provocó en la química y la moda, su trabajo es mucho más fácil con Es mi tipo un libro dedicado a las fuentes tipográficas.

Hay repaso a las tipografías clásicas pero también mucha historia actual del auge y caída de fuentes de ordenador, de la traición de las marcas a sus letras clásicas, de las rarezas de los diseñadores de letras (gana Eric Gill con notable ventaja) y un intento por resolver la cuestión de qué hace que una tipografía funcione.

El libro empieza con una breve noticia que nos prepara el camino:

En 1936 un joven aprendiz de impresor fue ingresado en un hospital de Budapest, destrozado por la pérdida de su amada compuso su nombre con caracteres tipográficos para tragárselos a continuación.

La noticia no proporciona ni el nombre de la chica ni la tipografía y el cuerpo que usó. Sin conocer esos datos no tenemos muy claro que opinar del suceso.